Edad Contemporánea

En los siglos XIX y XX Culleredo se convierte en lugar de segunda residencia de la burguesía y hidalguía coruñesa, edificándose muchos pazos y casas de recreo, algunos de los cuales todavía perduran.

En 1875 se abre la vía de ferrocarril de A Coruña a Lugo, con estación en O Burgo; en 1922 se inaugura el tranvía eléctrico; en 1943 comienza a funcionar el ferrocarril de A Coruña a Santiago; a comienzos de los 30 inicia sus trabajos la factoría Cros y en 1963 se inaugura el Aeropuerto de Alvedro.

A finales del siglo XIX nacen las primitivas asociaciones de Socorros Mutuos, como La Humanidad, en Rutis y La Amparadora, en O Burgo, que sustituyen a las cofradías, ya que sus fines eran muy semejantes.

La gente se dedica, como en épocas anteriores, mayoritariamente a trabajar al campo. En el trabajo de mejora de los cultivos destaca Juan Lembeye y Lartaud, quien, desde su Pazo de Liñares, enseña a los labradores nuevas técnicas. Luego, la instalación de industrias en A Coruña, como la Fábrica de Tabacos, o la Cros en O Burgo, hace que muchos hombres y mujeres cullerdenses pasen a formar parte del proletariado. Surgirán diversos conflictos agrarios, por lo que la gente comienza a organizarse sindicalmente, primero en la anarquista Unión Campesina, y, un poco antes de la proclamación de la República, en la CNT, que tendría una gran implantación en el Ayuntamiento (incluso durante la República organiza una concentración de asociaciones en Vilaboa a la que asisten más de un ciento de ellas, y millares de personas). En este siglo XX florecen por todas las partes sociedades de socorros mutuos, de socorros de ganados, de agricultores, culturales, políticas, que hacen que el primero tercio del siglo XX sea muy activo en este aspecto.

Acontecimientos militares del siglo XIX afectaron a nuestros vecinos, como la llegada de los franceses, que, antes de la batalla de Elviña, saquearon varias parroquias y profanaron diversas iglesias, estando acampados en parte del territorio del municipio; o el levantamiento de 1846, durante el cual tanto las fuerzas realistas, que estuvieron acampadas varios días en las parroquias de O Burgo y Vilaboa, como las del Mariscal Solís, hicieron que Culleredo, nudo de comunicaciones, se viera especialmente afectado.

La Dictadura de Primo de Rivera apenas influye en la vida municipal. De esta época sólo podemos destacar el papel jugado por el alcalde Andrés Pan Vieiro, que instala bibliotecas en todas las parroquias.

La proclamación de la República, en medio de una tentativa de fraude por parte de los monárquicos, trae esperanzas. Se inician varios proyectos de construcción de caminos, fuentes, lavaderos, escuelas, alumbrado público, etc.

El triunfo del fascismo provoca una importante represión, siendo varios vecinos asesinados, fusilados, multados, mientras que otros, más afortunados, toman el camino del exilio.

El mundo de la enseñanza experimenta en el siglo XX una importante mejoría, existiendo más de 30 escuelas a finales de los años 30, y, en 1964 se inaugura, la Universidad Laboral.


Sede electrónica

Acceda a la información de los procedimientos del catálogo municipal, a la descarga de solicitudes, al registro electrónico...

Acceder a los servicios

 

Teléfonos de interés

  • Ayuntamiento981.677.777
  • A Escada981.664.452
  • C.F.Pablo Picasso981.664.204
  • Centro de información a las mujeres (CIM)981.654.570
  • Centro municipal asociativo981.652.122
  • Conservatorio de Música981.667.798
  • Edificio usos múltiples981.665.597
  • Policia Local981.677.755
  • Protección Civil981.651.879
  • Servizos sociales de O Burgo981.654.570
  • Servizos sociales de Vilaboa981.660.079
  • Villa Melania981.650.077

Sí­guenos en Twitter

Envíanos tus dudas

El diseño de esta página web forma parte de las actuaciones de difusión del proyecto DINAMO financiado por el FEDER

Patrocina